El castillo de Lichtenstein es uno de los rincones más bonitos y singulares del estado de Baden-Württemberg, al sur de Alemania. Aunque tiene un nombre muy parecido, no hay que confudirlo con el de Liechtenstein, el diminuto principado situado entre Suiza y Austria. Construido en estilo neogótico a mediados del siglo XIX, este pequeño castillo destaca sobre todo por su vertiginosa ubicación en lo alto de un risco, a unos 250 metros sobre el río Echaz.

Vista del castillo de Lichtenstein desde Honau

Vista del castillo desde el cercano pueblo de Honau.

El castillo está en manos privadas y solo puede ser recorrido mediante visitas guíadas, de unos 20 o 30 minutos de duración. Lo malo es que solo se llevan a cabo en un perfecto alemán y no dejan sacar fotos del interior. Afortunadamente, a la entrada te dan un pequeño folleto en inglés o español donde te explican las cosas más importantes de cada una de las salas. En cualquier caso, la visita al castillo está más que justificada aunque solo sea para tomar unas fotos de este lugar de cuento de hadas y disfrutar de su maravilloso entorno.



Por cierto, si te interesa el turismo en el sur de Alemania no te pierdas nuestras últimas entradas sobre el Turismo en Baviera y Qué ver en Bamberg.  A continuación te dejo un vídeo resumen que he editado sobre este hermoso castillo, pero si lo prefieres, puedes seguir leyendo el post más abajo 🙂

Puede seguirnos en nuestro canal de youtube

 

Cómo llegar al castillo de Lichtenstein

Pueblo de Honau, Reutlingen, Alemania

El pueblo de Honau, siutado a los pies del castillo.

El castillo de Lichtenstein se encuentra a unos 60 kilómetros al sur de la ciudad de Stuttgart. Está enclavado en un barranco bastante retirado de la Jura de Suabia, una cadena montañosa que recorre el suroeste alemán. Puesto que cerca del castillo no existe ninguna línea de tren, la opción más cómoda para llegar es alquilando un coche o contratando una excursión organizada (aunque buscando por internet yo personalmente no conseguí encontrar ninguna).

En cualquier caso, también es posible llegar al castillo en transporte público, mediante una combinación de tren y autobús. A continuación te explico cómo lo hicimos nosotros, ya que no hay mucha información al respecto.

Cómo ir de Stuttgart al castillo de Lichtenstein en transporte público:


En primer lugar hay que coger el tren desde la Estación Central de Stuttgart hasta la ciudad de Reutlingen. Recomiendo comprar el Baden-Württemberg-Ticket directamente en las máquinas de la estación. Por 24€ permite utilizar los trenes públicos tantas veces como quieras en un día, ¡y puedes ir sumando pasajeros solo por 6€ más! (hasta un máximo de 5 pasajeros). El trayecto dura unos 50 minutos.

Una vez en a la estación de Reutlingen Hbf, justo saliendo a mano izquierda encontrarás la estación de autobuses. Hay que coger el autobús nº 400, línea 7606 (en domingos y festivos, la línea es la 7607). Los autobuses salen aproximadamente cada hora, y el trayecto dura unos 25 minutos hasta Honau, el pequeño pueblo a los pies del castillo de Lichtenstein.



Por último, hay que andar una media hora a través de un bonito bosque antes de llegar al castillo. Es una ruta de senderismo cuesta arriba, pero no hay que estar especialmente en forma para poder hacerla, y créeme que el trayecto merece la pena. En cualquier caso, la caminata no es recomendable si vas con alguien con problemas de movilidad (como ancianos o niños en carrito), puesto que el camino no está asfaltado. Aquí te dejo un pequeño mapa con el recorrido:

Mapa de Honau y castillo de Lichtenstein

Mapa del trayecto a pie desde Honau hasta el castillo de Lichtenstein.

Como ves en el mapa hay que hacer mucho zig-zag, ya que de alguna manera hay que sortear la pendiente hasta donde se encuentra el castillo. Todo esto puede parecer un poco engorroso, pero creo que el paseo por el bosque es toda una experiencia y añadirá valor a tu excursión al castillo. ¡Así te sentirás como en un auténtico cuento de hadas!

Honau, con el castillo Lichtenstein al fondo

El punto de partida de la ruta por el bosque, con el castillo al fondo. 

Una vez te bajes en la parada de bus de Honau, para encontrar la ruta de senderismo por el bosque hay que ir hacia atrás y girar por la primera calle que veas (la de la foto de arriba). No tiene pérdida, porque verás al castillo justo al fondo, en todo lo alto 🙂 . Ya solo tienes que seguir todo recto en dirección al bosque y comenzar a zigzaguear por él. Si te desorientas, puedes echar un vistazo a Google Maps para ver tu ubicación, pero en general el camino es fácil de seguir.

Un paseo de cuento de hadas por el bosque

Bosque cercano al castillo de Lichtenstein

El camino a través del bosque.

Como verás en las fotos, el bosque que rodea al castillo es bastante denso. También es verdad que yo siempre he vivido en una gran ciudad y no estoy acostumbrado a tanto verde. A alguien de una región como Asturias o similar posiblemente no le llame tanto la atención.  En cualquier caso creo que el paseo resulta muy agradable. Eso así, a veces el camino se estrecha un poco y hay que apartar alguna rama, pero tampoco llega a resultar molesto.

Bosque alemán cercano al Lichtenstein Schloss

El musgo está siempre presente. Bonito, ¿no?

Debido a la humedad es frecuente ver musgo por todas partes, lo cual le da un toque especial a todo 🙂 Es un lugar muy tranquilo, y de hecho nosotros no nos cruzamos con ninguna otra persona en todo el recorrido, por lo que deduzco que no debe ser una ruta de senderismo muy frecuentada. Imagino que la mayoría de los alemanes recurrirán al coche para llegar al castillo.

Bosque de cuento de hadas, castillo de Lichtenstein, Alemania

Los troncos caídos han sido cortados a lo largo del recorrido para facilitar el paso.

Tras una media hora de paseo por el bosque, llegaremos por fin al recinto donde se ubica el castillo. Justo antes de llegar, a la izquierda, hay un restaurante llamado Altes Forsthaus, donde se debe comer bastante bien porque tiene muy buenas reseñas en Google.

Las murallas exteriores y el acceso al castillo

Murallas y castillo de Lichtenstein, Alemania

El castillo de Lichtenstein, asomando al fondo entre la niebla.

El castillo y el resto de edificios auxiliares fueron construidos como un homenaje a los tiempos medievales. De hecho, el castillo se terminó en 1842, en plena época del romanticismo. Por lo visto hay unas ruinas de un castillo medieval anterior en las proximidades, aunque nosotros no llegamos a verlas.

Murallas y foso del castillo de Lichtenstein, Alemania

Las bonitas murallas del castillo y el foso. 

El foso y las murallas que rodean al castillo fueron en realidad terminados unos años más tarde. El propietario del castillo quiso reforzar sus defensas e incluso llegó a disponer unos cuantos cañones a lo largo de la muralla. Hoy en día podemos ver estos cañones en una de las salas del recinto, como veremos más adelante.

El castillo de Lichtenstein: horarios y precios

Entrada principal del castillo de Lichtenstein

La entrada principal al castillo, con el cartel anunciando los precios y horarios.

El castillo se puede visitar todos los meses del año, excepto enero y febrero, cuando el clima puede llegar a ser especialmente adverso, con nevadas bastante copiosas. Aquí tienes los horarios de apertura el resto del año:

  • marzo: de 10:00 a 16:00
  • de abril a octubre: de 9:00 a 17:30
  • noviembre y diciembre: de 10:oo a 16:00

Vista panorámica del castillo de Lichtenstein

Merece la pena visitar el jardín del castillo, ¡aunque solo sea para disfrutar de esta vista!

En cuanto a los precios, hay dos tipos de entradas: el paseo por los jardines del castillo y la visita guiada por el interior del castillo

Entrada a los jardines del castillo: es la entrada básica,  y con ella podemos dar un bonito paseo por el recinto. Las fotos más espectaculares del castillo se pueden tomar con esta entrada, por lo que si quieres abaratar costes posiblemente con esta entrada te sea más que suficiente.

  • Precio adultos: 2€
  • Precio niños: 1€




Visita guiada por el interior del castillo: esta entrada incluye la anterior. Como comentaba al principio del post, por desgracia la guía del castillo solo habla en un perfecto alemán. La visita se hace en turnos de media hora, y en ella se recorren las salas más importantes del castillo. Aunque algo corta, yo personalmente si recomendaría la visita, aunque solo sea por sentir durante un rato cómo se vivía en un sitio así durante el siglo XIX.

  • Precio adultos: 8€
  • Precio estudiantes y jubilados: 7€
  • Precio niños (hasta 15 años): 3,50€

La visita al castillo

Pasarela levadiza de entrada al castillo de Lichtenstein

La bonita pasarela de entrada al castillo.

Los cimientos del actual castillo se construyeron en 1388. No fue hasta varias décadas después cuando se levantaron por fin las plantas superiores y la altísima torre que podemos ver hoy en día. El castillo, desde su construcción, ha estado siempre en manos de la familia Wurttemberg. De hecho, el propietario actual es el bisnieto del primer dueño del castillo, el conde Wilhelm de Wurttemberg. Por razones de seguridad, hoy  en día no está permitido visitar la torre del castillo.

Torre del castillo de Lichtenstein

La altísima torre es uno de los elementos más característicos del edificio.

Durante la visita al castillo de pueden visitar, entre otras, las siguientes salas:

  • La sala de armas, con armaduras de más de 400 años.
  • La pequeña capilla, con cristaleras del siglo XIV y una bonita bóveda.
  • La sala de caza, con una copa enorme de 1,93 m de alto (la misma altura que el duque).
  • La cámara de real, destinada para los reyes venían de visita al castillo.
  • La sala de los caballeros, la más grande del castillo, con un pequeño balcón para los músicos.

En total la visita no llega a la media hora. Por desgracia, no está permitido hacer ninguna foto del interior del castillo, algo que por mi experiencia ocurre con demasiada frecuencia en los castillos alemanes.

Puerta de entrada al castillo de Lichtenstein

La entrada al castillo, con el escudo de la familia en el centro.

El jardín y los edificios auxiliares

Edificios auxiliares del castillo de Lichtenstein

En las inmediaciones del castillo hay una serie de edificios auxiliares, como puede ser el Palacio Ducal o la vieja casa del jardinero. El recinto en sí no es que sea muy grande, y el pequeño jardín romántico se puede recorrer en apenas cinco o diez minutos. De todos modos lo suyo es tomarse las cosas con calma, disfrutar de las bonitas vistas del lugar y aprovechar para hacer un montón de fotos 🙂

Esculturas del castillo de Lichtenstein

Cinco esculturas decorando una de las fachadas.

Pegados a la muralla exterior hay una serie de pequeñas edificaciones, entre las que se incluye la capilla. Es bastante pequeña, pero por lo visto es un sitio popular para celebrar bodas. En otra de las salas se pueden ver expuestos algunos de los antiguos cañones defensivos del castillo. Durante la Segunda Guerra Mundial el castillo sufrió algunos daños, y ciertas zonas tuvieron que ser restauradas en años posteriores.

Cañones del castillo de Lichtenstein

Pequeña exposición con algunos de los antiguos cañones defensivos.

Una vez concluida la visita, toca volver a salir por la misma puerta por la que hemos entrado. Junto a la salida hay una diminuta tienda en la que podemos comprar algún recuerdo, como por ejemplo el típico imán del castillo (aunque francamente, tampoco es que hubiera mucha variedad de productos). Antes de emprender el camino de vuelta se puede aprovechar y parar a tomar algo en el restaurante cercano.

Jardín romántico del castillo de Lichtenstein

En el edificio de la izquierda vive el actual administrador del castillo. 

Las vistas desde el castillo de Lichtenstein

Vista de Honau desde el castillo de Lichtenstein

Vista del pueblo de Honau desde el castillo de Lichtenstein.

La privilegiada ubicación del castillo le permite tener una panorámica espectacular sobre el valle. Esto siempre que las condiciones climatológicas lo permitan, ya que en días nublados es habitual que las nubes acaben ocultando el fondo del valle. Y es que, al fin y al cabo, el castillo se encuentra a más de 800 metros sobre el nivel del mar. A principios del siglo XX se pensó en construir un teleférico que hiciera más accesible la subida al castillo, pero se acabó desechando la idea porque podría arruinar la belleza del lugar.

Lichtenstein, castillo de estilo neogótico

Es habitual ver el castillo envuelto por las nubes.

El camino de vuelta

Bosque frondoso en Alemania

El bosque es de un color verde realmente intenso.

Una vez salgamos del recinto del castillo toca volver a hacer el paseo por el bosque hasta Honau (a no ser que hayas venido en coche, claro). Como ahora es cuesta abajo, se tarda bastante menos en hacer el trayecto. Nosotros aprovechamos para tomar unas fotos del lugar, que con tanto musgo estaba realmente bonito 🙂



Como apunte final, la parada para tomar el autobús de vuelta se encuentra en un punto diferente y toca andar un poquito más para llegar a ella (puedes utilizar el plano anterior como referencia) . Recomiendo consultar antes los horarios de los autobuses, para no tener que esperar mucho a que llegue el bus de turno.

Musgo verde sobre el suelo del bosque

El suelo del bosque, cubierto todo de musgo.

Hasta aquí nuestra entrada dedicada a este bonito castillo. Por falta de tiempo nos quedamos con ganas de visitar también el cercano castillo de Hohenzollern. ¡Tendrá que ser en otra ocasión!

El Castillo de Lichtenstein en Alemania, un castillo entre las nubes
5 (100%) 1 vote

Nacho Boza

Nacho Boza

Nacho Boza, arquitecto reconvertido al marketing digital. Mi dos pasiones son viajar y la cultura japonesa.

Dejar un comentario